¿Qué es el linfedema vinculado con el cáncer?

El linfedema es una acumulación de líquido linfático en los tejidos adiposos justamente debajo de su piel. Esta acumulación genera hinchazón, mayormente en brazos y piernas. Dependiendo de la parte del cuerpo sometida al tratamiento, el linfedema también puede afectar el rostro, el cuello, el abdomen y los genitales.

Si ha recibido o está recibiendo tratamiento para el cáncer, hable con alguien de su equipo de atención médica contra el cáncer en cuanto al riesgo de presentar linfedema y lo que puede hacer para disminuirlo. Una vez que aparece, el linfedema crónico no tiene cura. No obstante, un manejo cuidadoso y precoz de la afección puede reducir los síntomas y evitar su avance.

¿Qué es el sistema linfático?

Nuestro cuerpo tiene un sistema de ganglios (nódulos) y vasos linfáticos que recogen y transportan líquidos linfáticos (una sustancia líquida clara), al igual que las venas recogen sangre de zonas distantes del cuerpo (como los brazos y las piernas) para llevarla de regreso al corazón.

Los líquidos linfáticos contienen proteínas, sales y agua, además de glóbulos blancos, lo que ayuda a luchar contra las infecciones. En los vasos linfáticos, válvulas unidireccionales cooperan con los músculos para trasladar los líquidos a través del cuerpo y controlar el flujo.

Los ganglios linfáticos son pequeños grupos de tejido a lo largo de los vasos linfáticos que filtran sustancias nocivas y ayudan a luchar contra las infecciones.

El sistema linfático

¿Qué es lo que causa linfedema vinculado con el cáncer?

Cualquier cambio en la estructura del sistema linfático implica un riesgo de presentar linfedema.

Cirugía

Durante las cirugías para el cáncer, el médico podría extirpar ganglios linfáticos cerca del tumor para determinar si el cáncer se ha extendido. Cuando se extirpan ganglios linfáticos, los vasos linfáticos que transportan el fluido desde esa zona al resto del cuerpo también se eliminan, debido a que atraviesan los ganglios y están conectados alrededor de los mismos.

La extirpación de ganglios y vasos linfáticos dificulta el pasaje del líquido linfático desde brazos, piernas y otras partes del cuerpo hacia el pecho, donde se vierte nuevamente al torrente sanguíneo. Si los vasos linfáticos restantes no pueden captar suficiente líquido de la zona, este se acumula y ocasiona hinchazón, o linfedema.

Radiación

La radioterapia puede afectar el transporte de líquido linfático al generar daños y tejido cicatricial en ganglios y vasos linfáticos. Esto aumenta el riesgo de linfedema.

Cáncer

En ocasiones, el mismo tumor puede bloquear parte del sistema linfático y ocasionar linfedema.

Infecciones

Las infecciones que limitan el pasaje de líquidos linfáticos pueden ocasionar linfedema.

¿Puede evitarse el linfedema?

No existe ninguna manera infalible de prevenir todos los casos de linfedema, pero sí existen formas de disminuir el riesgo de presentar la afección. Por ejemplo, cuando es necesario extirpar ganglios linfáticos, algunas técnicas de la cirugía moderna pueden ser útiles:

  • La biopsia de ganglio linfático centinela es un importante avance de la cirugía oncológica. Se utiliza para detectar los ganglios linfáticos conectados con el tumor para poder examinarlos y determinar si presentan cáncer. Si no se constata la presencia de cáncer en esos ganglios, el cirujano extirpa una menor cantidad de ganglios. Se ha demostrado que la biopsia de ganglio linfático centinela ayuda a reducir el riesgo de linfedema.
  • El mapeo axilar invertido es una técnica en la que se inyecta una tintura azul en la región superior del brazo para identificar qué ganglios linfáticos se encargan de drenar el brazo. De esa forma el cirujano puede intentar no alterar esos ganglios. No está claro si el mapeo axilar invertido ayuda a reducir la incidencia de linfedema.

También hay cosas que usted puede hacer para reducir el riesgo de presentar linfedema. Hable con su equipo de cuidados de salud sobre el riesgo de presentar linfedema. Si está en riesgo, es importante saber de qué síntomas debe estar alerta (ver más adelante) e incorporar las medidas que ayudan a reducir este riesgo a su rutina cotidiana por el resto de su vida.

¿Cuándo se presenta linfedema?

Inmediatamente después de la cirugía: Linfedema temporal

El linfedema puede manifestarse inmediatamente después de una cirugía. Esto se denomina linfedema temporal (o de corto plazo). Generalmente es leve y desaparece durante el siguiente mes. También puede manifestarse más tarde, entre unas 6 y 8 semanas después de la cirugía o sesiones de radioterapia.

A pesar de que este tipo de linfedema en general desaparece por sí solo con el tiempo, es importante que le informe a su médico sin demora. El área inflamada podría verse enrojecida y sentirse caliente, lo cual también podría ser una señal de la presencia de un coágulo sanguíneo, una infección o algún otro problema que debe investigarse.

En caso de que no existan otros problemas responsables por la hinchazón, una forma de tratar el linfedema temporal es elevar la pierna o el brazo y tomar medicinas para ayudar a reducir la hinchazón.

Meses o años después de un tratamiento para el cáncer:  Linfedema crónico

Este tipo de linfedema se presenta paulatinamente a lo largo del tiempo. Podría manifestarse muchos meses o hasta años después del tratamiento del cáncer. La inflamación puede ser leve o severa. El líquido linfático que se acumula en la piel y los tejidos cutáneos puede ser extremadamente incómodo. Podría impedir la llegada de nutrientes a las células, interferir con la cicatrización de heridas y desencadenar infecciones.

El linfedema puede ser un problema a largo plazo, pero siempre hay formas de sobrellevarlo. La clave es buscar ayuda sin demora. El linfedema se trata más fácilmente y hay más posibilidades de éxito si se atiende a tiempo.

Señales de linfedema

En caso de presentar linfedema, es importante reconocerlo a tiempo para comenzar con el tratamiento sin demora.

Las señales y síntomas comunes a los que debería prestar atención incluyen:

  • Hinchazón
  • Alguna zona de su cuerpo (como un brazo, una pierna, el abdomen o los genitales) se siente llena (tumefacta) o pesada
  • Cambios en la textura de la piel (se siente tirante o dura, o se ve enrojecida)
  • Dolores, hormigueos, entumecimiento u otras sensaciones incómodas y nuevas en la zona
  • Menor capacidad de movimiento o flexibilidad en las articulaciones cercanas (como las manos, muñecas o tobillos) o en los párpados, garganta o labios
  • Problemas para ponerse ropa en determinadas zonas debido a la hinchazón de un brazo, una pierna o un pie
  • Sensación de que collares, anillos, relojes o pulseras le aprietan a pesar de que no ha subido de peso

Al principio, en general la piel conserva su suavidad, y elevar la zona afectada podría disminuir la hinchazón. Pero a medida que pasa el tiempo, la zona inflamada podría aumentar de temperatura y enrojecerse, y la piel se torna dura y rígida. Si no se busca tratamiento, podría perder movilidad y uso de la zona afectada.

Cuándo buscar ayuda

Llame a su médico, enfermera, fisioterapeuta o experto en linfedema si presenta cualquiera de los síntomas de linfedema mencionados o cualquiera de los siguientes cambios:

  • Cualquier parte de la zona afectada, como una pierna o un brazo, se siente caliente, se ve enrojecida o se inflama súbitamente. Eso podría ser un síntoma de infección o de un coágulo sanguíneo, y es posible que necesite tratamiento urgente
  • Si tiene 38 °C (100.5 °F) o más de fiebre (tomada por vía oral) pero no presenta un cuadro de gripe
  • Si siente algún tipo de dolor nuevo en la zona afectada sin causa conocida

Sepa qué es normal para usted

Si le han extirpado ganglios linfáticos o se ha sometido a radioterapia, examine su cuerpo con atención frente al espejo. Compare ambos lados del cuerpo y vea si hay cambios de tamaño, forma o color de la piel. Familiarícese con su cuerpo y sepa qué es normal para usted. De esta forma podrá darse cuenta cuando se produzcan cambios y podrá buscar tratamiento sin demora. Hable con su médico o enfermera si presenta cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente.

Algunos médicos miden la zona del cuerpo afectada (como el brazo o la pierna) antes de la cirugía, y luego vuelven a medirla para detectar inflamaciones y tratarlas antes de que sean visibles. Puede pedir a su médico que efectúe esas mediciones o que le remita a un fisioterapeuta para que lo haga. De ser posible, solicite que le remitan a un fisioterapeuta especializado en linfedema (CLT).

Para encontrar un fisioterapeuta especializado en linfedema comuníquese con:

Lymphology Association of North America (LANA)
www.clt-lana.org

National Lymphedema Network (NLN)
1-800-541-3259
www.lymphnet.org

Asegúrese de que su seguro de salud cubra las pruebas de detección y la terapia para el linfedema.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Jackson LK, Ridner SH, Deng J, et al. Internal Lymphedema Correlates with Subjective and Objective Measures of Dysphagia in Head and Neck Cancer Patients.J Palliat Med. 2016 May 26. [Epub ahead of print]

National Cancer Institute. Lymphedema (PDQ®) – Health Professional Version. July 17, 2015. Accessed at http://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/side-effects/lymphedema/lymphedema-hp-pdq#section/_7 on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. Position Paper: Lymphedema Risk Reduction Practices. May 2012. Accessed at www.lymphnet.org/resources/position-paper-lymphedema-risk-reduction-practices on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. NLN Position Paper: The Diagnosis and Treatment of Lymphedema. 2011. Accessed at www.lymphnet.org/resources/nln-position-paper-the-diagnosis-and-treatment-of-lymphedema on June 29, 2016.

Shaitelman SF, Cromwell KD, Rasmussen, JC, et al. Recent progress in the treatment and prevention of cancer-related lymphedema. CA Cancer J Clin. 2015;65:55-81.

 

Last Medical Review: July 7, 2016 Last Revised: July 7, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.