Cómo prepararse para su cirugía de cáncer

La preparación para una cirugía puede ser estresante. Es importante que se informe acerca de la cirugía tanto como pueda y con antelación. Su experiencia dependerá de muchos factores, incluyendo la enfermedad que padece, el tipo de operación que se va a realizar y la salud general de la persona. Hay muchos procedimientos quirúrgicos diferentes y cada caso es diferente.

No obstante, algunas partes de la experiencia de una cirugía son las mismas en casi todos los tipos de operación. Éstas incluyen pruebas y preparaciones antes de la cirugía, la operación en sí (generalmente incluyendo algunos tipos de anestesia que se usan para la cirugía) y el periodo de recuperación. Puede ayudarle a sentirse más cómodo y a reducir el estrés de la cirugía si sabe de antemano qué resultados esperar.

Después que se les notifica que tienen cáncer, los pacientes a menudo tienen que esperar algunas semanas para la cirugía, aunque esto depende del tipo de cáncer y de otros factores. En la mayoría de los casos, usted tendrá tiempo para:

  • Infórmese más sobre su tipo de cáncer y sus opciones de tratamiento
  • Conversar con otras personas que han tenido cáncer
  • Organizar sus pensamientos
  • Encontrar el equipo de atención médica adecuado para usted

¿Causa la cirugía la propagación del cáncer?

La cirugía no causa la propagación del cáncer. No obstante, existen algunas situaciones importantes en las que esto puede ocurrir. Los médicos que tienen mucha experiencia en el tratamiento del cáncer mediante cirugía tienen mucho cuidado de evitar estas situaciones.

Si se usa una pequeña aguja para extraer un fragmento de tejido (biopsia con aguja), las probabilidades de que esto ocasione que el cáncer se propague son muy bajas. En el pasado, se utilizaban agujas más grandes para las biopsias, y la probabilidad de propagación del cáncer era más alta.

En la mayoría de los tipos más comunes de cáncer se pueden obtener muestras por biopsia incisional, en la que el cirujano hace un corte en la piel para extraer un pequeño fragmento del tumor. Sin embargo, hay algunas excepciones para ciertos tipos de cáncer, como los tumores en los ojos o los testículos. Los médicos pueden tratar estos tipos de cáncer, sin tener que examinar primero una muestra del tumor (biopsia) o pueden recomendar la extirpación de todo el tumor si existe la probabilidad de que sea canceroso. En ocasiones se puede hacer con seguridad una biopsia con aguja y, si luego se descubre que el tumor es un cáncer, se puede extirpar todo el tumor.

Un mito común acerca del cáncer es que la enfermedad se propagará si se expone al aire durante la cirugía. Algunas personas pueden creer en este mito porque con frecuencia se sienten peor después de la operación. No obstante, es normal que una persona se sienta así mientras se recupera de cualquier cirugía. Otra razón para creer en este mito se debe a que el médico durante la cirugía puede encontrar más cáncer de lo que se esperaba cuando se hicieron los estudios por imágenes. Esto es posible que ocurra, pero no es debido a la cirugía (el cáncer ya estaba ahí), simplemente no apareció en los estudios que se realizaron antes de la operación. El cáncer no se propaga por haber estado expuesto al aire. Si usted demora o se rehúsa a la cirugía debido a este mito, tal vez se esté perjudicando al no recibir el tratamiento eficaz.

Preguntas que debe hacer antes de la cirugía del cáncer

Antes de someterse a la cirugía, averigüe todo lo que pueda sobre los beneficios, los riesgos y los efectos secundarios de la operación. Tal vez quiera formular las siguientes preguntas al equipo de profesionales que atiende su salud. Las respuestas pueden ayudarle a sentirse mejor con su decisión.

  • ¿Cuál es el objetivo de esta operación? ¿Eliminar el cáncer? ¿Eliminar parte del tumor para determinar si es canceroso? ¿Para aliviar un problema que el tumor está causando?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de que la cirugía sea eficaz?
  • ¿Hay otra forma de tratar el cáncer o aliviar el problema?
  • ¿Necesitaré otros tratamientos contra el cáncer (como quimioterapia o radiación) antes o después de la cirugía?
  • ¿Estoy lo suficientemente saludable como para tolerar la cirugía y los medicamentos que se administran durante ésta (anestesia)?
  • ¿Cuenta usted con la certificación del American Board of Surgery y/o el Specialty Surgery Board?
  • ¿Cuántas operaciones como éstas ha realizado? ¿Cuál es su porcentaje de casos exitosos? ¿Tiene experiencia en operaciones de este tipo de cáncer?
  • ¿Qué estará haciendo exactamente en esta operación? ¿Qué va a extraer? ¿Por qué?
  • ¿Cuánto tiempo durará la operación?
  • ¿Quién mantendrá informada a mi familia?
  • ¿Requeriré de transfusiones sanguíneas?
  • ¿Qué puedo hacer para prepararme para la cirugía?
  • ¿Qué puedo esperar después? ¿Me dolerá mucho? ¿Tendré drenajes o sondas saliendo de mi cuerpo?
  • ¿Por cuánto tiempo necesitaré estar en el hospital?
  • ¿En qué forma afectará la cirugía a mi cuerpo? ¿Funcionará o lucirá diferente? ¿Algún cambio será permanente?
  • ¿Cuánto tiempo me tomará retomar mis actividades cotidianas?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles de esta operación? ¿Cuál es el riesgo de muerte o de incapacidad?
  • ¿Qué pasaría si no me someto a la operación?
  • Si la cirugía no da buenos resultados, ¿hay otros tipos de tratamientos contra el cáncer que pueda recibir?
  • ¿Pagará mi seguro médico por esta cirugía? ¿Cuánto tendré que pagar?
  • ¿Tengo tiempo para pensar sobre otras opciones o para buscar una segunda opinión?

A continuación le ofrecemos algunos consejos para ayudarle a recordar las respuestas de su médico:

  • Tome notas. Sin pena alguna solicite a su médico que vaya más despacio para que usted pueda escribir. Haga preguntas cuando no haya entendido algo.
  • Si puede, grabe sus consultas médicas para que tenga todos los detalles, pero primero confirme con su médico si acepta que se graben las conversaciones.
  • Piense en la posibilidad de que un amigo o familiar le acompañe a sus citas con el médico para que le ayude a entender mejor lo que dice su médico y para que más tarde le ayude a refrescar su memoria.

Para más ideas sobre lo que usted y su familia pueden hacer, quizás le interese leer Después del diagnóstico: una guía para pacientes y sus familias.

Otorgación del consentimiento válido

El consentimiento válido es un documento que conforma una de las partes más importantes de su preparación para la cirugía. En este proceso se le informa sobre todos los aspectos de la cirugía, antes de otorgar permiso por escrito a su médico para que realice la operación. Los detalles del formulario de consentimiento válido podrían variar de un estado a otro, aunque por lo general indica que su médico le ha explicado lo siguiente:

  • Su condición o diagnóstico y por qué la cirugía es una opción
  • El objetivo de la cirugía
  • La forma en que la cirugía se realizará
  • Cómo podría beneficiarle
  • Cuáles son los riesgos
  • Qué debe esperar en cuanto a los efectos secundarios
  • Sus otras opciones de tratamiento

Por favor, lea Consentimiento válido si desea aprender más sobre este proceso.

Una segunda opinión

Una de las formas de saber si una operación sugerida es la mejor opción para usted es mediante la opinión de otro cirujano. Su médico no debe molestarse porque lo haga. De hecho, algunas compañías de seguro médico requieren que obtenga una segunda opinión. Es posible que no tenga necesidad de volver a hacerse las pruebas porque con frecuencia puede llevar los resultados de las pruebas originales al segundo médico.

Antes de planificar la cirugía y de obtener una segunda opinión, contacte a su compañía de seguro médico. Obtenga toda la información que necesite para asegurarse de que está tomando la decisión correcta. Una decisión fundamentada sobre su salud es casi siempre mejor que tomar una decisión apresurada.

Pruebas antes de la cirugía (pruebas preoperatorias)

Usted probablemente necesitará muchas pruebas en los días o semanas previos a su cirugía, especialmente si se trata de una operación mayor. Estas pruebas se realizan para ayudar a los médicos a comprender mejor su condición general de salud y a planificar la cirugía. Tal vez no sea necesario someterse a todas las pruebas que se mencionan a continuación (especialmente si usted se va a someter a un procedimiento menor en el consultorio del médico). Sin embargo, con mayor frecuencia se incluyen las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre para revisar sus recuentos de células sanguíneas, su nivel de azúcar en la sangre, su riesgo de sangrado, cuán bien están funcionando su hígado y sus riñones, y otras pruebas. También se podría determinar su tipo de sangre en caso de que usted necesite transfusiones durante la operación.
  • Análisis de orina para evaluar cuán bien funcionan sus riñones y determinar si hay infección
  • Radiografía de tórax para evaluar la función pulmonar
  • EKG (electrocardiograma) para evaluar la función del sistema eléctrico de su corazón
  • Si es necesario, se realizarán otros estudios, como tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), imágenes por resonancia magnética (MRI) o tomografía por emisión de positrones (PET), para observar el tamaño y la localización de los tumores, y determinar si el cáncer se ha propagado a tejidos adyacentes. Usted puede aprender más sobre estos estudios en Estudios por imágenes (Radiología).

Además, su doctor le hará un examen médico y le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos. Las preguntas cubrirán temas como hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, diabetes, consumo de alcohol y tabaco, así como otros asuntos que podrían afectar la cirugía.

Usted también debe informar a su médico sobre todas las medicinas que toma, incluyendo vitaminas, hierbas, e incluso las medicinas que solo toma de vez en cuando. Además, es importante que usted informe a su médico sobre cualquier reacción alérgica que haya tenido en el pasado, incluyendo reacciones a ciertos alimentos o a otras sustancias.

Si consume tabaco:

el uso de tabaco causa que los vasos sanguíneos se opriman (constricción) y reduce el suministro de nutrientes y oxígeno a los tejidos corporales. Fumar puede retrasar la cicatrización y la recuperación. Además, fumar puede aumentar el riesgo de complicaciones después de la cirugía.

Es posible que su cirujano cambie algunos de los medicamentos que usted toma y le pida que deje de fumar, de consumir alcohol, que pierda peso, así como tratar de mejorar su alimentación o su actividad física antes de la cirugía.

Recuerde: si usted no notifica a su médico sobre un posible problema que tenga (por ejemplo, un padecimiento hemorrágico o problemas cardiacos) o sobre las medicinas que está tomando (incluyendo productos de hierbas o complementos), esto podría ocasionar problemas graves durante la cirugía.

Si se van a usar medicamentos que le harán dormir profundamente (anestesia general), es probable que le atienda un médico que se especializa en administrar anestesia (anestesiólogo). Es posible que se consulten a otros especialistas o que se hagan otras pruebas si usted presenta alguna otra complicación que pueda afectar la cirugía.

Cómo prepararse físicamente para la cirugía

Dependiendo del tipo de operación a la que se vaya a someter, tal vez necesite tomar algunas medidas para estar listo para la cirugía.

Asegurar que su estómago e intestinos estén vacíos es importante si le van a dar medicamentos para que esté dormido durante la cirugía. Vomitar mientras se está bajo anestesia puede ser muy peligroso porque el vómito puede entrar a los pulmones y causar una infección. Por este motivo, se le pedirá que no coma ni beba nada desde la noche anterior a la cirugía. También se le podría pedir que use un laxante o un enema para asegurarse de que sus intestinos estén vacíos.

Tal vez sea necesario afeitar una región de su cuerpo para evitar que el vello corporal se introduzca en la incisión (corte). Se limpiará el área antes de la operación para reducir el riesgo de infección. También se podrían necesitar otras preparaciones especiales. Su médico le indicará lo que necesita hacer.

Es normal sentir ansiedad debido a la cirugía y a la anestesia. Hable con sus médicos sobre estas inquietudes, ya que ellos pueden administrarle algún medicamento que le ayude a relajarse antes de la cirugía.

Durante la operación

Aunque cada tipo de procedimiento quirúrgico es diferente, generalmente tienen ciertos puntos en común. Por ejemplo, durante la cirugía usted recibirá algún tipo de medicamento para bloquear el dolor. Esto se conoce como anestesia. Hay diferentes tipos de anestesia según el alcance de la operación.

Se limpiará cuidadosamente la zona de la cirugía mientras usted esté anestesiado. Si hay vello corporal en esa zona, se rasurará o recortará para reducir el riesgo de infección. Una vez que finaliza la cirugía, a usted se le trasladará a un área de recuperación donde permanecerá hasta que desaparezcan los efectos de la anestesia y sea seguro enviarle a su casa o trasladarle a una unidad de cuidado o a una habitación del hospital. Pregunte a su médico qué puede esperar después de la cirugía.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 14, 2016 Last Revised: May 14, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.