¿Qué hay de nuevo en las investigaciones del cáncer de seno?

En diversos países del mundo, los investigadores se están esforzando para encontrar mejores maneras de prevenirdetectar y tratar el cáncer de seno, y para mejorar la calidad de vida de pacientes y sobrevivientes de esta enfermedad.

Algunas de las muchas áreas activas de investigación incluyen:

  • Las causas del cáncer de seno
  • Causas y tratamiento del cáncer de seno metastásico
  • Reducción del riesgo de padecer cáncer de seno
  • Cómo tratar el carcinoma ductal in situ (DCIS)
  • Nuevas pruebas de laboratorio para el cáncer de seno
  • Nuevos estudios por imágenes para el cáncer de seno
  • Tratamientos del cáncer de seno
  • Cuidado de apoyo

Causas del cáncer de seno

Se siguen realizando estudios para descubrir factores y hábitos, así como genes hereditarios, que afectan el riesgo de padecer cáncer de seno. A continuación le presentamos algunos ejemplos:

  • Varios estudios están evaluando los efectos del ejercicio, el aumento o la pérdida de peso y la alimentación en el riesgo de padecer cáncer de seno.
  • Los estudios sobre el mejor uso de las pruebas genéticas para detectar las mutaciones del cáncer de seno continúan a ritmo acelerado.
  • Los científicos están explorando cómo las variaciones genéticas comunes (es decir, pequeños cambios en los genes que no son tan importantes como las mutaciones) pueden afectar el riesgo de padecer cáncer de seno. Por lo general, las variantes genéticas tienen sólo un efecto modesto en el riesgo, pero al juntarse podrían influir de gran manera.
  • En los últimos años, las posibles causas ambientales del cáncer de seno también han recibido más atención. Aunque mucha de la ciencia en este tópico aún está en sus etapas más iniciales, ésta es un área de investigación activa.

Reducción del riesgo de padecer cáncer de seno

Los investigadores siguen evaluando medicamentos que podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de seno, especialmente en las mujeres que están en alto riesgo.

  • Por lo general, los medicamentos de terapia hormonal se utilizan para ayudar a tratar el cáncer de seno, pero algunos también pueden ayudar a prevenirlo. El tamoxifeno y el raloxifeno se han utilizado durante muchos años para prevenir el cáncer de seno.  Algunos estudios más recientes con otra clase de medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa (exemestano y anastrozol) han demostrado que estos medicamentos también son muy eficaces en la prevención de cáncer de seno.
  • Otros estudios clínicos están estudiando medicamentos no hormonales para la reducción del cáncer de seno. Algunos medicamentos de interés son los medicamentos para la osteoporosis y para las metástasis óseas, los inhibidores COX-2, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y las estatinas (usados para reducir el colesterol).

Cuando el cáncer de seno se propaga, con frecuencia pasa primero a los huesos. Algunos de los medicamentos que ayudan a tratar la propagación del cáncer a los huesos (tal como bifosfonatos y el denosumab), podrían tal vez ayudar a reducir las probabilidades de que regrese el cáncer. Los estudios que se han realizado hasta el momento sugieren que las mujeres posmenopáusicas son las que más se podrían beneficiar de estos medicamentos modificadores de huesos después de la cirugía del seno, aunque se necesitan más estudios para confirmar esto. 

Este tipo de investigación toma muchos años. Es probable que transcurra un tiempo considerable antes de que se cuenten con resultados importantes de estos estudios.

Cómo tratar el carcinoma ductal in situ (DCIS)

En el carcinoma ductal in situ (DCIS), las células anormales están en los conductos de la leche y no han crecido fuera del conducto. En algunas mujeres, el DCIS se convierte en cáncer de seno invasivo o ,algunas veces, un área del DICS contiene cáncer invasivo. Sin embargo, en algunas mujeres, las células solo se mantienen dentro de los conductos y nunca invaden más profundamente ni se propagan a los ganglios linfáticos ni a otros órganos. La incertidumbre sobre cómo se comportará el DCIS puede hacer difícil la selección de los mejores tratamientos. Se están realizando investigaciones para identificar maneras de asistir con estos retos.

Los investigadores estudian formas de calcular las probabilidades de que un DCIS se convierta en cáncer invasivo utilizando computadoras y métodos estadísticos. Otro enfoque consiste en proveer asistencia para tomar decisiones. Esto consiste en formular preguntas a la mujer con DCIS para ayudarla a decidir qué factores (tales como supervivencia, prevención de recurrencia, y efectos secundarios) considera más importantes para escoger un tratamiento.

Nuevas pruebas de laboratorio

Pruebas para detectar células tumorales circulantes (CTC)

Es posible que en muchas mujeres con cáncer de seno algunas células se separen del tumor e ingresen a la sangre, según lo han informado los investigadores. Estas células tumorales circulantes se pueden detectar con pruebas de laboratorio sensibles. Aunque estas pruebas pueden ayudar a predecir qué pacientes pueden tener cáncer de seno que se ha propagado fuera del seno (enfermedad metastásica), no está claro si el uso de estas pruebas puede indicar si el cáncer volverá después del tratamiento (recurrencia) o ayudará a las pacientes a vivir por más tiempo. Algunos estudios están evaluando si estas células tumorales circulantes se pueden extraer y luego someter a prueba en el laboratorio para determinar qué medicamentos contra el cáncer surtirá efecto en el tumor. 

Nuevos estudios por imágenes

Actualmente se estudian nuevos métodos por imágenes para evaluar los cambios en los senos que puedan ser cáncer.

Gammagrafía mamaria (imagenología molecular del seno)

En este estudio, se inyecta en una vena un marcador ligeramente radiactivo que se une a las células del cáncer de seno, y luego se utiliza una cámara especial para detectarlas.

Todavía se estudia si esta técnica puede ser útil en la detección de cánceres de seno. Algunos médicos creen que puede ser útil para observar áreas sospechosas encontradas en los mamogramas convencionales, aunque su función exacta aún no está clara. La investigación actual está dirigida a mejorar la tecnología y evaluar su uso en situaciones específicas, tales como en caso de senos densos en mujeres más jóvenes.

Tratamientos del cáncer de seno

Quimioterapia

Se sabe que la quimioterapia puede ser eficaz para muchas pacientes con cáncer de seno. Sin embargo, predecir quién se beneficiará más o menos del tratamiento sigue bajo estudio. A veces la quimioterapia ocasiona efectos secundarios significativos (a corto y largo plazo), de modo que sería útil tener pruebas para determinar quién realmente necesita quimioterapia. Se estudian diferentes pruebas que puedan indicar con más precisión qué pacientes se beneficiarían de la quimioterapia y quiénes podrían evitarla. 

Cirugía oncoplástica

La cirugía con conservación del seno (tumorectomía o mastectomía parcial) a menudo se puede usar para los cánceres de seno en etapas tempranas. Sin embargo, los senos pueden quedar de tamaños o formas diferentes en algunas mujeres. Para los tumores más grandes, puede que ni siquiera sea posible, y que se necesite una mastectomía. Algunos médicos resuelven este problema mediante la combinación de cirugía del cáncer y técnicas de cirugía plástica, lo que se conoce como cirugía oncoplástica. Esto consiste en remodelar el seno durante la cirugía inicial. Por ejemplo, se puede hacer una reconstrucción parcial del seno después de una cirugía con conservación del seno o se puede hacer una reconstrucción total después de la mastectomía. La cirugía oncoplástica puede hacerse en el otro seno para que ambos senos sean más parecidos.

Cáncer de seno triple negativo

Debido a que los cánceres de seno triple negativos no se pueden tratar con terapia hormonal o terapia dirigida, tal como medicamentos Her-2, las opciones de tratamiento están limitadas a la quimioterapia. En los últimos años, se han identificado moléculas que podrían ser blanco de nuevos medicamentos contra el cáncer de seno. Actualmente se estudia el uso de medicamentos dirigidos a estas moléculas, como los inhibidores de cinasa y la inmunoterapia, para tratar los cánceres de seno triple negativos, bien sea solos, en combinación, o con quimioterapia. 

Medicamentos de terapia dirigida

Las terapias dirigidas son un grupo de medicamentos que ejercen su acción específicamente en los cambios genéticos de las células cancerosas que les ayudan a crecer o a propagarse. Se están estudiando nuevas terapias dirigidas para combatir el cáncer de seno, incluyendo inhibidores de PARP. Estos medicamentos muy probablemente sean útiles contra los cánceres causados por mutaciones BRCA, y han demostrado ser algo prometedores en el tratamiento de algunos tipos de cáncer de seno. El olaparib y el veliparib son dos inhibidores de PARP que han sido estudiados en el cáncer de seno BRCA positivo con resultados alentadores. 

Cuidado de apoyo

Se están realizando ensayos con diferentes medicamentos para tratar de mejorar la memoria y los síntomas del cerebro afectado por la quimioterapia. Otros estudios están evaluando si ciertos medicamentos cardiacos, conocidos como betabloqueadores, pueden prevenir el daño al corazón a veces causado por los medicamentos de quimioterapia convencional que se emplean para el cáncer de seno, doxorrubicina, epirrubicina. 

Si está considerando participar en un estudio clínico

Los estudios clínicos consisten en investigaciones minuciosamente controladas que se llevan a cabo para estudiar con mayor profundidad nuevos tratamientos o procedimientos promisorios. Los estudios clínicos son una forma de tener acceso al tratamiento más avanzado contra el cáncer. En algunos casos, puede que sean la única manera de lograr acceso a tratamientos más recientes. También es la mejor forma de que los médicos descubran mejores métodos para tratar el cáncer. A pesar de esto, no son adecuados para todas las personas.

Si está interesado en saber más sobre qué estudios clínicos podrían ser adecuados para usted, comience por preguntar a su médico si en la clínica u hospital donde trabaja se realizan estudios clínicos. También puede comunicarse con nuestro servicio de compatibilidad de estudios clínicos al 1-800-303-5691 para obtener una lista de los estudios que cumplen con sus necesidades desde el punto de vista médico, o puede visitar Estudios clínicos en nuestro sitio web para más información.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Carmichael AR, Mokbel K. Evolving Trends in Breast Surgery: Oncoplastic to Onco-Aesthetic Surgery. Arch Plast Surg. 2016;43(2):222-223.

de Pedro M, Baeza S, Escudero MT, et al. Effect of COX-2 inhibitors and other non-steroidal inflammatory drugs on breast cancer risk: a meta-analysis. Breast Cancer Res Treat. 2015;149(2):525-536.

Dizdar O, Arsian C, Altundag K. Advances in PARP inhibitors for the treatment of breast cancer. Expert Opin Pharmacother. 2015;16(18):2751-2758.

Dunne M, Keenan K. CE: Late and Long-Term Sequelae of Breast Cancer Treatment. Am J Nurs. 2016;116(6):36-45.

Greene LR, Wilkinson D. The role of general nuclear medicine in breast cancer. J Med Radiat Sci. 2015;62(1):54-65.

Irelli A, Cocciolone V, Cannita K, et al. Bone targeted therapy for preventing skeletal-related events in metastatic breast cancer. Bone. 2016;87:169-175.

Solin LJ, Gray R, Baehner FL, et al. A multigene expression assay to predict local recurrence risk for ductal carcinoma in situ of the breast. J Natl Cancer Inst. 2013;105:701-710.

Last Medical Review: 06/01/2016 Last Revised: 06/01/2016

Last Medical Review: July 1, 2017 Last Revised: September 21, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.