La decisión de usar medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

Para las mujeres con un riesgo mayor al riesgo promedio de cáncer de seno, algunos medicamentos pueden ayudar a reducir este riesgo. Pero estos medicamentos también pueden causar efectos secundarios, por lo que es importante sopesar las ventajas y las desventajas antes de decidir tomar uno.

¿Debo tomar un medicamento para ayudar a reducir mi riesgo de cáncer de seno?

Tomar medicamentos para ayudar a reducir el riesgo de padecer una enfermedad se denomina quimioprevención. Los medicamentos que se administran con más frecuencia para reducir el riesgo de cáncer de seno son tamoxifeno y raloxifeno. Otros medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa (como el anastrozol y el exemestano) también podrían ser opciones.

El primer paso para decidir si usted debe tomar un medicamento para ayudar a reducir sus probabilidades de padecer cáncer de seno consiste en pedir que su médico evalúe su riesgo de cáncer de seno. (Lea la información más adelante para conocer los nombres de los recursos que se pueden utilizar).

Por ahora, la mayoría de los expertos indican que su riesgo de cáncer de seno debe ser mayor que el riesgo promedio para considerar tomar uno de estos medicamentos. Si presenta un mayor riesgo que el promedio de la población, usted deberá comparar el beneficio de la posible reducción de su probabilidad de padecer este cáncer con el riesgo de los efectos secundarios y de los otros problemas que se pueden presentar al tomar uno de estos medicamentos.

Es necesario identificar sus factores de riesgo para determinar si su riesgo de cáncer de seno es mayor que el promedio. Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta su riesgo de padecer una enfermedad. Sin embargo, recuerde que el tener factores de riesgo que estén vinculados a un mayor riesgo no significa que usted definitivamente padecerá cáncer de seno. De hecho, la mayoría de las mujeres con uno o más factores de riesgo nunca padecerá cáncer de seno.

Algunos de los factores de riesgo importantes para el cáncer de seno son: 

¿Cómo se evalúa el riesgo de cáncer de seno?

Los investigadores han creado algunos modelos estadísticos para ayudar a predecir el riesgo de una mujer de padecer cáncer de seno.

El Recurso para la evaluación del riesgo de cáncer de seno (también llamado Modelo Gail) se emplea comúnmente para evaluar este riesgo. Este recurso calcula su riesgo de padecer cáncer de seno en los próximos 5 años y durante toda su vida, basándose en muchos de los factores mencionados anteriormente.

Sin embargo, este recurso tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, sólo analiza el antecedente familiar de parientes cercanos (como hermanos, hermanas, padres e hijos). Además, este recurso no calcula el riesgo si usted presenta un antecedente de carcinoma ductal in situ (DCIS), carcinoma lobulillar in situ (LCIS), o si padeció cáncer de seno. Tampoco es útil si usted tiene un síndrome de cáncer familiar.

Además, los datos en los que este recurso se basa no incluyeron a mujeres hispanas/latinas, indio estadounidenses o nativas de Alaska, por lo que los cálculos para estas mujeres pueden no ser exactos.

Otros recursos de evaluación de riesgo, como el modelo Claus y el modelo Tyrer-Cuzick se basan en gran medida en el antecedente familiar.

Estos recursos pueden darle una estimación aproximada de su riesgo, pero ninguno de estos recursos o prueba puede indicar con certeza si usted padecerá cáncer de seno.

¿Cuánto debe ser mi riesgo?

No hay una definición única de cuándo el riesgo de padecer cáncer de seno es mayor al promedio. Sin embargo, la gran mayoría de los estudios ha utilizado un 1.7% de riesgo de padecer cáncer de seno en los próximos 5 años como límite. (1.7% es el riesgo promedio de una mujer de 60 años de edad).

Algunas organizaciones médicas recomiendan que los médicos informen sobre el uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno a las mujeres de al menos 35 años de edad con un riesgo a 5 años de 1.7% o más. Otros pueden usar diferentes valores de límite.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer no emite recomendaciones en cuanto al uso de medicamentos para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de seno.

¿Existen razones para no tomar uno de estos medicamentos para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de seno?

Todos los medicamentos tienen riesgos y efectos secundarios que se deben evaluar al tomar la decisión sobre la quimioprevención.

La mayoría de los expertos concuerda que el tamoxifeno o el raloxifeno no se deben utilizar para reducir el riesgo de cáncer de seno en mujeres que:

  • Tengan un mayor riesgo de coágulos sanguíneos graves*
  • Estén embarazadas o que estén planificando un embarazo
  • Estén amamantando a sus bebés
  • Estén tomando estrógeno (incluyendo píldoras o inyecciones anticonceptivas o terapia hormonal en la menopausia)
  • Estén tomando un inhibidor de la aromatasa
  • Tengan menos de 35 años de edad

*Las mujeres que tienen un mayor riesgo de coágulos sanguíneos graves incluyen aquellas que tienen antecedentes de haber padecido coágulos sanguíneos graves (trombosis venosa profunda o embolia pulmonar). Muchos médicos también creen que si usted ha tenido un accidente cerebrovascular o ataque al corazón también tiene un mayor riesgo de coágulos de sangre si toma estos medicamentos. Asimismo, si usted fuma, está obesa o padece hipertensión arterial o diabetes (o recibe tratamiento) también tiene un mayor riesgo de coágulos sanguíneos graves. Las mujeres que presentan estas afecciones deben consultar con sus médicos para saber si los beneficios de la quimioprevención superan los riesgos.

Una mujer que haya sido diagnosticada con algún tipo de cáncer uterino o hiperplasia atípica del útero (un tipo de precáncer) no debe tomar tamoxifeno para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de seno.

La seguridad del raloxifeno no ha sido probada en mujeres premenopáusicas (que no han pasado por la menopausia). Por lo tanto, este medicamento sólo se debe usar si usted ha pasado por la menopausia.

Los inhibidores de la aromatasa no son útiles en mujeres premenopáusicas. Por lo tanto, sólo se deben usar en mujeres que han pasado por la menopausia. Estos medicamentos pueden causar adelgazamiento de los huesos (osteoporosis), por lo que no es probable que sean una buena opción en mujeres que ya tienen los huesos delgados o debilitados.  

Consulte con su doctor sobre su situación de salud en general para poder tomar las mejores decisiones posibles.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Fisher B, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Tamoxifen for the prevention of breast cancer: current status of the National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project P-1 study. J Natl Cancer Inst. 2005;97:1652–1662.

Goss PE, Ingle JN, Alés-Martínez JE, et al. Exemestane for breast-cancer prevention in postmenopausal women. N Engl J Med. 2011;364(25):2381−2391.

Rebbeck TR, Lynch HT, Neuhausen SL, et al. Prophylactic oophorectomy in carriers of BRCA1 or BRCA2 mutations. N Engl J Med. 2002;346:1616–1622.

Vogel VG, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Effects of tamoxifen vs raloxifene on the risk of developing invasive breast cancer and other disease outcomes: the NSABP Study of Tamoxifen and Raloxifene (STAR) P-2 trial. JAMA. 2006;295:2727–2741.

Vogel VG, Costantino JP, Wickerham DL, et al. Update of theNational Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project Study of Tamoxifen and Raloxifene (STAR) P-2 Trial: Preventing breast cancer. Cancer Prev Res (PhilaPa). 2010 Jun;3(6):696-706. Epub 2010 Apr 19.

Last Medical Review: September 6, 2017 Last Revised: September 6, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.