Imágenes por resonancia magnética (MRI) de los senos

Las imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) de los senos se utiliza principalmente en las mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer de seno, para ayudar a medir el tamaño del cáncer, identificar otros tumores en el seno y para detectar tumores en el seno opuesto. Para algunas mujeres con alto riesgo de tener cáncer de seno, se recomiendan una prueba de detección con MRI junto con un mamograma anual. La MRI no se recomienda como herramienta de detección por sí sola, ya que podría no detectar algunos casos de cáncer que el mamograma sí encontraría.

Aunque la MRI puede encontrar algunos cánceres que no se ven en el mamograma, resulta más probable que encuentre algo que resulte no ser cáncer (llamado resultado positivo falso). Los hallazgos positivos falsos tienen que verificarse para confirmar que no hay cáncer. Esto significa más pruebas y/o biopsias. Por esta razón, la MRI no se recomienda como una prueba de detección para mujeres con un riesgo promedio de cáncer de seno, porque conllevaría biopsias y otras pruebas innecesarias en muchas de estas mujeres.

Qué necesita saber sobre la MRI de los senos

Al igual que los mamogramas se hacen con equipos de rayos X diseñados especialmente para los senos, las MRI de los senos también requieren de un equipo especial. Esta máquina de MRI se llama MRI con bobinas específicas de seno. No todos los hospitales y centros de diagnóstico por imágenes tienen los equipos para realizar este estudio. Es importante que se realice la MRI de detección en un centro que cuente con el equipo que pueda hacer biopsias de los senos guiadas por MRI. De lo contrario, si se necesita una biopsia, será necesario repetir la MRI en otra instalación.

Las MRI utilizan imanes potentes en lugar de radiación para producir imágenes transversales muy detalladas del cuerpo. Una MRI toma imágenes desde muchos ángulos, como si alguien estuviera mirando una sección de su cuerpo de frente, de costado, o por encima de su cabeza. Este estudio crea imágenes de partes del tejido blando del cuerpo que a veces son difíciles de ver cuando se emplean otros estudios por imágenes.

Consejos para la preparación del estudio

Verifique con su compañía de seguro antes de proceder con una MRI: la MRI es costosa, y es posible que requiera aprobación por su compañía de seguro antes de realizar el estudio. La mayoría de los planes de seguros privados que pagan por un mamograma de detección también pagan por una MRI como estudio de detección si una mujer puede demostrar que se encuentra en alto riesgo. Puede que ayude acudir a un centro con una clínica para alto riesgo, donde el personal tiene experiencia en obtener aprobación para MRI de los senos.

Siga todas las instrucciones: por lo general, usted no necesita una dieta o preparación especial antes de una MRI, aunque debe seguir cualquier instrucción que reciba.

Si padece claustrofobia: si estar en un espacio cerrado es un problema, puede que necesite tomar un medicamento que le ayude a relajarse mientras esté en el escáner. Hablar con el tecnólogo o un consejero de pacientes, o realizar una inspección de la máquina de MRI antes de la prueba puede serle de ayuda. Usted estará sola en la sala de examen, pero podría comunicarse con el tecnólogo de MRI, quien podrá ver y oír lo que está sucediendo. En algunos casos, es posible que pueda hacerse el estudio con una máquina de MRI abierta que permite que haya más espacio alrededor del cuerpo.

Remoción de objetos metálicos: antes del estudio, le pedirán que se desvista y se ponga una bata u otra ropa que no tenga cierres ni objetos de metal. Asegúrese de sacarse cualquier objeto metálico, como pinzas para el cabello, joyas, prótesis dentales y pendientes (pantallas o piercings).

Si usted algún metal en su cuerpo: antes del estudio, el tecnólogo le preguntará si tiene algo metálico en su cuerpo. Algunos objetos de metal no causarán problemas, pero otros podrían causarlos.

Si usted tiene cualquiera de estos tipos de implantes médicos, no debe ni siquiera entrar al área de MRI a menos que se lo permita un radiólogo o tecnólogo que sepa que usted tiene:

  • Un desfibrilador o marcapaso implantado
  • Grapas utilizadas en un aneurisma cerebral
  • Un implante coclear (del oído)
  • Espirales metálicos en el interior de vasos sanguíneos
Ilustración de una imagen por resonancia magnética del seno

¿Qué implica someterse a una MRI de los senos?

Las MRI por lo general se realizan de forma ambulatoria en un hospital o clínica. Usted se acostará boca abajo en una mesa angosta y plana. Sus senos colgarán en una apertura en la mesa para que se puedan escanear sin comprimirse. El tecnólogo puede utilizar almohadas para que esté más cómoda y ayudarle a evitar que se mueva. La mesa luego se desliza dentro de un cilindro largo y angosto.

El estudio no causa dolor, pero usted tiene que permanecer inmóvil dentro del cilindro estrecho. Le pueden pedir que contenga la respiración o que mantenga inmóvil ciertas partes del cuerpo durante el estudio. La máquina puede hacer sonidos fuertes, de golpeteo, de chasquidos y de zumbido, muy similares al sonido de una lavadora, a medida que el imán se enciende y se apaga. Algunos centros proporcionan  tapones para los oídos y auriculares con música para bloquear ese ruido durante el estudio.

Los exámenes de MRI más útiles para las imágenes de los senos usan un material de contraste que se inyecta en una vena del brazo antes o durante el examen. Esto ayuda a mostrar claramente detalles en el tejido de los senos. El material de contraste que se usa para un examen de MRI se llama gadolinio. (Este material es distinto a la sustancia de contraste usada en la tomografía computarizada). Informe al tecnólogo si ha presentado cualquier clase de alergia o ha tenido problemas en el pasado con cualquier contraste o tinte usado en estudios por imágenes.

Resulta importante mantenerse inmóvil mientras se toman las imágenes, lo que solo toma algunos minutos a la vez. Informe al tecnólogo si necesita moverse o tomar un descanso.

Las MRI de los senos pueden tomar generalmente entre 45 y 60 minutos. Después de la prueba, pueden pedirle que espere hasta que examinen las imágenes para ver si necesitan tomar más imágenes.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Bruening W, Uhl S, Fontanarosa J, Reston J, Treadwell J, Schoelles K. Noninvasive Diagnostic Tests for Breast Abnormalities: Update of a 2006 Review [Internet]. Rockville (MD): Agency for Healthcare Research and Quality (US); 2012 Feb. Available from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK84530/

Last Medical Review: September 25, 2014 Last Revised: May 24, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.