Cuidados de seguimiento después del tratamiento del cáncer de seno

Muchas mujeres se sienten aliviadas y entusiasmadas al finalizar el tratamiento del cáncer de seno. Pero este momento también puede ser inquietante, si se siente preocupada(o) de que el cáncer regrese, o perdida(o) al no ver tan a menudo a su equipo de atención médica contra el cáncer.

Para algunas mujeres con cáncer de seno avanzado, puede que el cáncer nunca desaparezca por completo. Es posible que estas mujeres continúen con los tratamientos, como quimioterapia, terapia hormonal, u otros tratamientos para ayudar a mantener el cáncer de seno bajo control y ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad. Aprender a vivir con un cáncer  de seno que no desaparece puede causar por sí mismo un tipo de incertidumbre.

Aun cuando haya completado el tratamiento, sus médicos querrán vigilarlo de cerca. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, los médicos le preguntarán si tiene algún problema, y probablemente le examinarán. Por lo general, no se necesitan pruebas de laboratorio ni estudios por imágenes después del tratamiento para la mayoría de los cánceres de seno en etapa temprana, pero es posible que se realicen en algunas mujeres para identificar signos de cáncer o efectos secundarios del tratamiento.

Casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar unos pocos días o semanas, pero otros pueden durar mucho tiempo. Es posible que incluso algunos efectos secundarios no se presenten sino hasta años después de haber terminado el tratamiento. Las visitas al consultorio médico son una buena oportunidad para que haga preguntas e informe a su médico sobre cualquier cambio o problema que note. Sin embargo, si usted tiene otras preocupaciones acerca de su cáncer, no tiene que esperar hasta su próxima visita programada. Usted puede llamar a su médico inmediatamente.

Calendario típico de seguimiento

La programación de fechas para citas de seguimiento puede depender de muchos factores, como el tipo de cáncer de seno, lo avanzado que estaba cuando se encontró y cómo fue tratado (o se está tratando).

  • Consultas médicas: si ha completado el tratamiento, al principio, sus citas de seguimiento con el doctor probablemente se programarán cada varios meses. Cuanto más tiempo haya permanecido libre de cáncer, menos citas necesitará. Después de 5 años, normalmente se hacen una vez al año.
  • Mamogramas: si usted se ha sometido a una cirugía con conservación del seno (tumorectomía o mastectomía parcial), probablemente necesitará un mamograma alrededor de 6 a 12 meses después de completar la cirugía y la radiación, y luego mamogramas al menos cada año. Las mujeres que se han sometido a una mastectomía (extirpación de todo el seno) por lo general ya no necesitan mamogramas de ese lado. Pero a menos que se hayan extirpado ambos senos, será necesario que continúe con los mamogramas anuales del seno remanente. Para obtener más información, consulte Mamogramas después de la cirugía del cáncer de seno.
  • Exámenes pélvicos: si está tomando cualquiera de los medicamentos hormonales, tamoxifeno o toremifeno, y aún conserva su útero, se debe someter anualmente a exámenes pélvicos, ya que estos medicamentos pueden aumentar su riesgo de padecer cáncer de útero. El riesgo es mayor en las mujeres que ya han pasado por la menopausia.  Asegúrese de notificar a su médico inmediatamente sobre cualquier sangrado vaginal inusual, como sangrado vaginal o manchado después de la menopausia, sangrado o manchado entre periodos o un cambio en sus periodos menstruales. Aunque esto generalmente es causado por algo que no es cáncer, también puede ser la primera señal de un cáncer uterino.
  • Pruebas de densidad ósea: si usted está recibiendo un medicamento hormonal llamado inhibidor de la aromatasa (anastrozol, letrozol, o exemestano) para el cáncer de seno en etapa inicial, o si llega la menopausia como consecuencia del tratamiento, su médico querrá vigilar la salud de sus huesos y es posible que considere medir su densidad ósea.
  • Otras pruebas: otras pruebas, como los análisis de sangre y los estudios por imágenes (como gammagrafías óseas y radiografías de tórax), no son parte convencional de las visitas de seguimiento, ya que no han demostrado que ayudan a la mujer que ha sido tratada para el cáncer de seno a vivir por más tiempo. No obstante, puede que se realicen si usted presenta síntomas o surgen hallazgos durante el examen médico que sugieran que el cáncer ha regresado.

Si los síntomas, exámenes o las pruebas indican una posible recurrencia de su cáncer; se pueden hacer estudios por imágenes tales como radiografía de tórax, tomografía computarizada (CT), tomografía por emisión de positrones (PET), imagen por resonancia magnética (MRI), gammagrafía ósea; y/o una biopsia. Si se confirma el regreso del cáncer, puede que su médico también busque células tumorales circulantes en la sangre o que mida los niveles sanguíneos de marcadores tumorales, tales como el CA-15-3, CA 27-29, o antígeno carcinoembrionario (CEA). Los niveles sanguíneos de los marcadores tumorales aumentan en algunas mujeres si sus cánceres recurren o se han propagado a otras partes del cuerpo. Si un nivel de marcador tumoral es alto, el médico podría usarlo para vigilar los resultados del tratamiento. Pero los niveles de marcadores tumorales no se elevan en todas las mujeres, por lo que estas pruebas no siempre son útiles, y no se utilizan para vigilar la recurrencia del cáncer en mujeres sin síntomas.

Pregunte a su médico acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con su doctor sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado para usted. Este plan puede incluir:

  • Sugerir un calendario para pruebas y estudios de seguimiento
  • Un calendario para otras pruebas que necesite en el futuro, tales como pruebas de detección temprana para otros tipos de cáncer, o pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido a su cáncer o su tratamiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo de su tratamiento, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Dieta, actividad física y otras sugerencias para modificar el estilo de vida

Mantenga un seguro de salud y guarde copias de sus informes médicos

Aun después del tratamiento, es muy importante mantener un seguro médico. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

En algún momento después del tratamiento, es posible que usted tenga que consultar con un médico nuevo, quien desconozca sus antecedentes médicos. Es importante que guarde copias de sus informes médicos para que proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. Para más información, consulte Guarde copias de los informes médicos importantes.

Si el cáncer regresa

Si el cáncer regresa, sus opciones de tratamiento dependerán del lugar donde regresó, qué tratamientos ha recibido anteriormente y de su estado de salud actual, así como de sus preferencias. Para más información sobre cómo se trata el cáncer recurrente, consulte Tratamiento del cáncer de seno recurrente

Es importante saber que mujeres que han tenido cáncer de seno también pueden padecer otros tipos de cáncer. De hecho, las mujeres que han tenido cáncer de seno tienen un mayor riesgo de padecer otros cánceres. Debido a esto, es importante seguir las Guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana del cáncer, como aquellas para el cáncer colorrectal y el cuello uterino. Para aprender más sobre los riesgos de padecer otros cánceres, consulte Cánceres posteriores al cáncer de seno

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Morrow M, Burstein HJ, Harris JR. Chapter 79: Malignant Tumors of the Breast. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Practice Guidelines in Oncology: Breast Cancer. Version 2.2016. Accessed at www.nccn.org on June 1, 2016.

Wolff AC, Domchek SM, Davidson NE, Sacchini V, McCormick B. Chapter 91: Cancer of the Breast. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2014.

Última revisión médica completa: octubre 3, 2019 Actualización más reciente: octubre 3, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.